Décimo aniversario de ANETI

ANETI (Asociación Nacional de Empresas de Traducción e Interpretación – http://www.aneti.es), celebra este año su décimo aniversario de dedicación a la mejora y difusión de la traducción e interpretación en España, y quiere conmemorar esta primera década con un congreso que tendrá lugar los días 23, 24 y 25 de noviembre en Casa Árabe, Madrid (http://www.casaarabe.es/)

El congreso pretende ser un foro de debate y reflexión sobre el estado de nuestra profesión y su proyección a futuro. Para ello, hemos diseñado un programa con diferentes bloques de ponencias, así como espacios para el “networking” y conocimiento entre l@s profesionales del sector.

Para más información e inscripciones: http://aneti.es/10o-aniversario-aneti/.

¿Qué es el español neutro?

El concepto de “español neutro” se acuñó en el marco de la traducción audiovisual con el fin de crear una variante de español que pudiera funcionar en toda la comunidad hispanohablante. No se trata de un dialecto, variante regional ni geolecto, sino de un constructo que busca eliminar los términos, expresiones y regionalismos que pueden causar un mayor conflicto y establecer formas que molesten el mínimo posible a las diferentes comunidades hispanohablantes.

El español neutro surge por imperativos económicos, ya que es más barato producir un solo texto neutro que 21 textos específicos para cada país hispanohablante. Si bien en el caso de grandes empresas y productos de consumo masivo se suelen producir diversas variantes de español para que se adapten mejor a los diferentes mercados —Disney, por ejemplo, traduce sus contenidos audiovisuales a hasta 4 variantes de español, y Harry Potter también se ha traducido a diversos geolectos—, la tendencia es generar textos únicos que puedan tener validez en múltiples mercados. Por eso se habla también del español internacional, cuya función sería la de facilitar la comunicación en español en un mundo globalizado.

Naturalmente, el español neutro no funciona en todos los ámbitos y situaciones. Así, por ejemplo, esta variante artificial es una opción muy útil en organismos internacionales, en páginas web dirigidas a un público meta global, en normas y estándares, manuales técnicos, agencias de noticias, etc. No es recomendable, sin embargo, en contextos publicitarios, literarios, de venta directa, etc.

He aquí algunos ejemplos de términos del español de España (izquierda) con su equivalente en español neutro o español panhispánico (derecha):

coger tomar
coste costo
ordenador computadora
vídeo video
acabar terminar
Bibliografía: ¿Por qué debería conocer el español neutro?, Dra. Judith Carrera

HAPPY NEW WEB!!

segunda¡YA ESTÁ ONLINE WWW.TRADEUS.EU!

No te pierdas los nuevos contenidos de nuestra nueva web.

¡Llega la nueva web de Tradeus!

La nueva página web de Tradeus Traduccions renueva su imagen e incorpora una gran cantidad de información útil sobre el mundo de la traducción tanto para entendidos como para no entendidos.

Durante los próximos días iremos publicando algún avance de sus nuevos contenidos.

tradeus web¡Próximamente en línea!

 

¿Cómo trabaja Google Translate? (II)

En cuanto a la calidad, la sofisticación técnica del sistema de Google avanza a marchas forzadas, y los resultados son cada vez mejores en según qué ámbitos y con según qué idiomas. Sin embargo, el Traductor de Google no es capaz a fecha de hoy todavía de producir un texto libre de errores ni de dar al texto el matiz o el estilo necesario en función del destinatario del texto.

Si optamos, por ejemplo, por instalar el widget de Google Translate para que, cuando el cliente alemán pulse la banderita alemana de nuestra web, se le traduzca automáticamente la página, es probable que el texto presente errores, lagunas e imprecisiones, con la consiguiente falta de comprensión por parte del cliente potencial y el perjuicio para la imagen de nuestra empresa. Si utilizamos Google Translate para traducir automáticamente al alemán una campaña publicitaria diseñada para consumidores españoles y lanzarla en el mercado alemán sin adaptación ninguna, los resultados pueden ser directamente desastrosos. Ni qué decir tiene en el caso de textos humanistas o literarios.

Hoy en día, la mejor manera de saber si el Traductor de Google es adecuado para nuestros fines es utilizarlo primero y preguntar después a un nativo qué opina de la traducción generada por la máquina. Al ritmo que avanza la técnica, puede que en un futuro no muy lejano esto ya no sea necesario, pero hoy en día los resultados de una traducción automática todavía pueden ser muy inciertos.

(Para ver la parte I haz clic aquí)

FALSOS MITOS SOBRE TRADUCCIÓN

Traducir es muy fácil, todo el mundo que sepa idiomas puede hacerlo, ¿no es cierto?

En absoluto: no basta con saber idiomas para traducir. La traducción es una profesión que se adquiere mediante formación universitaria superior y años de experiencia en el sector. Para traducir correctamente, el traductor debe poseer no sólo competencias lingüísticas sino también culturales, técnicas, de investigación, de metodología de traducción y de adquisición y procesamiento de la información.

No hace falta contratar los servicios de un traductor, ya hay máquinas que traducen con tan solo apretar un botón, ¿no es cierto?

No hay ningún programa de traducción automática que traduzca un texto de forma correcta al 100% sin intervención humana. Todas las traducciones hechas por máquinas se revisan después, se poseditan, puesto que todavía presentan carencias y fallos.

¿Qué significa traducir?

Expresar en una lengua lo que está escrito o se ha expresado antes en otra. Traducir no es sólo volcar las palabras de un idioma a otro, sino volcar correctamente el significado, el estilo, el registro, la terminología, el formato, la intención del texto, etc.

¿Por qué se tienen que revisar todas las traducciones?

Cuatro ojos ven más que dos.

La traducción sigue siendo un proceso humano y, como tal, está sujeto a errores. Por eso, una vez que el traductor ha traducido el texto, el revisor/corrector lo lee de nuevo para comprobar que no hay errores de comprensión, que no falta nada y que el estilo, el registro y la terminología son los correctos de acuerdo con la finalidad del texto.

NORMAS DE CALIDAD PARA TRADUCCIÓN (I)

Inauguramos aquí una nueva sección para comentar algunas de las normas UNE, EN e ISO existentes actualmente en el sector de la traducción y algunas de las que se están desarrollando en el seno de los comités nacionales e internacionales de normalización.

No entraremos a valorar normas generales de gestión y aseguramiento de la calidad como las ISO 9000, sino que nos centraremos en las normas específicas para la industria de la traducción.

En este contexto, la más implantada hoy en día es la UNE-EN 15038:2006 “Servicios de traducción. Requisitos para la prestación del servicio”, que regula todos los procedimientos implicados en la prestación de un servicio de traducción. Dado que la traducción es un producto cuya calidad depende tanto de criterios objetivos (corrección ortográfica) como subjetivos (si gusta o no el estilo), la norma no busca establecer un control de calidad del producto final sino un control de calidad del proceso de producción. La filosofía de la norma es, por consiguiente, garantizar la calidad del proceso para asegurar la calidad del resultado.

Más sobre la norma UNE-EN 15038 para no entendidos en:
http://www.slideshare.net/Tradeus/norma-europea-de-calidad-en-15038